Estás aquí:

Los perros como aliados de trabajo en Argia

Introducción

 En el hospital de día de Argia, llevamos años realizando diferentes terapias y actividades  para intentar aumentar las relaciones y contacto entre vuestros familiares; para que hablen más unos con otros, expresen más sus deseos o lo que les ocurre, pasen más tiempo en compañía de otras personas... Ya que estas son dificultades que suelen estar presentes, en mayor o menor medida, en buena parte  de vuestros familiares. Sin embargo, con estas actividades  no hemos sabido o conseguido llegar y tener el éxito esperado con todas las personas.

 Con la intención de poder acercarnos a quienes hasta ahora no lo hemos conseguido y mejorar sus dificultades, desde la unidad de psicología comenzamos a buscar soluciones hasta dar con la Terapia asistida con animales. Esta terapia ha sido probada con diferentes grupos de personas, entre ellos, personas con enfermedad mental, dando unos resultados muy positivos.

 La experiencia con los perros

 Contactamos con la Asociación Lauanka (asociación que se dedica a hacer terapia con perros) y entre los dos pusimos en marcha un programa de prueba para comprobar que esta terapia también podía tener éxito con nuestros clientes. En este grupo participamos  8 personas usuarias del hospital de día,  2 perros de la raza Golden Retriever, 2 psicólogas y 2 técnicos de Lauanka. Nos juntamos una hora a la semana   durante 5 meses.

 Nosotras decíamos  qué era lo que queríamos conseguir/trabajar cada día que nos juntábamos y con la ayuda de la Asociación Lauanka elegíamos los juegos. En este grupo el perro es la herramienta de trabajo, ya que al jugar con los participantes, éstos (los participantes) van consiguiendo los  objetivos propuestos.

 Los resultados

 Los resultados obtenidos fueron muy positivos. Al principio los participantes se relacionaban sobre todo con el perro, es decir, tocaban, hablaban y le miraban. A medida que avanzaban las sesiones, el perro fue perdiendo protagonismo y comenzaron a tocar, hablar y mirar más a sus compañeros.

Estos resultados no se dieron sólo dentro del grupo, notamos cambios en los participantes dentro del hospital de día y fuera de éste. Algunas personas volvieron a tomar parte en actividades de grupo después de años sin hacerlo; Reunión de Buenos Días, vacaciones con el Club de Tiempo Libre, actividades en el Hospital de día, e incluso se formó una pareja de novios.

Además de todo esto, algunos de vosotros (familiares) nos comunicasteis el cambio que visteis en vuestros hijos/hermanos: “Está más hablador y abierto en casa”.

 Fue muy importante también lo satisfechos y contentos que estuvieron los miembros del grupo con su participación en esta experiencia, con los otros  compañeros, con nosotras y por supuesto con los perros y los juegos  que se hacían con ellos.

 Conclusiones y esperanza

Creemos que la participación en esta terapia, ha servido a las personas a quienes hasta ahora no habíamos conseguido llegar, como “empujón” para empezar a relacionarse mejor, es decir, para hablar más, expresar mejor lo que sienten, estar más tiempo en compañía de otras personas, etc.

 Además, consideramos que ahora se van a beneficiar más de las actividades que ya existían en el hospital de día antes de este programa, ya que probablemente mejorarán su asistencia, tolerarán más la compañía de otras personas, hablarán y expresarán más tanto con compañeros como con profesionales. Esto nos da la oportunidad de llegar mejor a las personas, hacer  las terapias y actividades que hasta ahora no conseguíamos y así mejorar sus dificultades.

 Por otra parte, este programa nos ha ayudado a aprender a trabajar de diferentes maneras, no conformándonos con lo que ya existe. Seguimos informándonos, estudiando e intentando llevar a cabo alternativas de trabajo que nos ayuden a mejorar.

 La terapia con perros ha sido una experiencia exitosa,  novedosa y gratificante para todos los que hemos participado.  Sin embargo, esta terapia tiene un costo elevado que en estos momentos de crisis es muy difícil asumir por Argia, aunque  seguimos buscando diferentes vías de financiación.

 La palabra “crisis” en japonés significa “oportunidad”. Nosotros, Argia Fundazioa, asumimos esta definición  y consideramos las dificultades económicas del momento como una oportunidad para investigar, desarrollar nuestra creatividad e innovar para la mejora, siempre, de la calidad de vida de vuestros familiares. 

Autoras: Itziar Arrieta, Ziortza Ostolozaga, Arantza Larizgoitia.

Contactar

  • 94 460 70 12
  • contacta@fundacionargia.org
  • C/ Trinidad, nº 11
    48993 Algorta - Getxo
    Bizkaia