Estás aquí:

Programa de ocio de la Fundación Argia

El club de tiempo libre de Argia incorpora la atención individualizada como vía de un disfrute más personalizado del ocio. Con su ayuda será mucho más fácil poner en marcha los planes de ocio.

GERARDO ELORRIAGA. / La Fundación Argia ha puesto en marcha un servicio que pretende fomentar las iniciativas de tiempo libre de sus ciento sesenta usuarios, personas que padecen una enfermedad mental grave responsable de su limitación tanto en el plano social como laboral y afectivo. La sede de esta organización se encuentra radicada en el barrio getxotarra de Algorta y su patronato lo componen la BBK, la Comunidad de Padres Trinitarios y la Iglesia Diocesana de Bilbao.

La entidad cuenta con recursos residenciales y diecinueve pisos tutelados y, entre otras prestaciones, ofrece un programa de actividades médico-terapeúticas, ocupacionales y de inserción social. Desde hace cuatro años también cuenta con Evasión, un club de tiempo libre, y en el 2009 ha incorporado la atención individualizada como una vía para el disfrute más personalizado del ocio.

Ramón Tejada, responsable del área, señala:

“Nuestras propuestas pueden llenar cuatro o seis horas de fin de semana, pero hay más tiempo y es interesante que ellos aporten ideas en relación a sus gustos, que asuman plenamente la manera de divertirse”.

Ayuda para organizar su ocio

Las proposiciones surgen de los beneficiarios y Argia les ayuda a gestionarlas, a buscar información en internet o agencias de viajes, a hacer trámites, reservar pasajes o indagar los mejores precios de las entradas. Aunque el servicio se halla operativo desde primeros de año, la llegada del verano ha supuesto su verdadera puesta en marcha.

Ramón Tejada también asegura que

“Es un reto, porque, si las experiencias son buenas, se producirá un saludable contagio”.

Las propuestas recibidas son diversas, como corresponde a un colectivo dispar. Hay enfermos que, por sus dificultades, prefieren espacios protegidos porque en ellos se sienten más seguros. En la medida que van alcanzando mayor confianza en sí mismos aspiran a formas de ocio de mayor audacia.

Contra la retirada social

Algunos optan por albergues o la red de agroturismo, mientras que otros demandan apoyo para disfrutar del cine, el teatro, o un concierto, o también maneras de conocer gente y ampliar su ámbito de relaciones. En cualquier caso, estos planes suponen siempre un considerable avance porque suelen carecer de amigos.

Bienvenido Presilla, Director médico de la Fundación, explica

“Una de las especificidades de este colectivo es la retirada social”.

A menudo, la enfermedad se manifiesta en la juventud y a medida que se desarrolla, el afectado pierde sus redes sociales. Muchos carecen de experiencia laboral y pocos están casados y tienen hijos. No es extraño que pasen sus días libres en la cama, escuchando la radio, o frente al televisor, sin salir de casa.

“Además de la falta de otras posibilidades, sufren miedos como el temor a ser agredidos. Como su situación no genera alarma social, permanecen invisibles”.

Estas iniciativas de ocio también suponen un interesante aprendizaje por lo que implica de enfrentarse a un espacio no previsible o comprender el lenguaje no verbal, caballos de batalla para estos individuos.

“Cada manejo les da un grado mayor de seguridad y autonomía”.

La realización de sus propios planes también ayuda a incentivar la creatividad, administrar el tiempo y el dinero, y organizar sus salidas e, incluso, un respiro para sus familias.

En opinión de Tejada, los discapacitados psíquicos y la sociedad en su conjunto pueden aprender de su puesta en práctica.

“Es curioso ver la cara de sorpresa de la gente que coincide con ellos en un bar, albergue o museo, cómo se sorprenden de su desenvolvimiento. Entonces se dan cuenta de que no son peligrosos ni huraños, que buscan dar y recibir comprensión y cariño”.

Asimismo, la relación con hoteles y albergues ha sido positiva. Hasta ahora, la mayoría de las salidas se han realizado en el ámbito del territorio vizcaíno y las firmas contactadas conocen las actividades de Argia a través de su club de tiempo libre.

“La sociedad es receptiva, sobre todo, cuando descubre que son unos clientes más y, además, siempre ayuda el hecho de que las firmas saben a quién recurrir en el caso improbable de que se produzca un problema”.

Galería de imágenes

Seguir el enlace de cada imagen para ver a tamaño completo o descargar en ventana nueva.

  • Programa de ocio.
  • Programa de ocio 2.

Descargas

Seguir el enlace de cada archivo para ver o descargar en ventana nueva.

Contactar

  • 94 460 70 12
  • contacta@fundacionargia.org
  • C/ Trinidad, nº 11
    48993 Algorta - Getxo
    Bizkaia