Estás aquí:

Zabalduz: seguimos escuchando.

A lo largo de los años, en la Fundación Argia siempre hemos tenido como objetivo la mejora continua de los servicios, ofreciendo respuestas más ajustadas a las necesidades reales de las personas para las que trabajamos. Escucharles, es una de las tareas más importantes que desarrollamos,  no sólo porque es importante todo lo que ellos tienen que decir, sino también, porque queremos que las acciones que llevamos a cabo respondan a sus necesidades y demandas, objetivo último de todas nuestras intervenciones. Además, conseguimos que se sientan parte importante de su propia vida, participando más en sus tratamientos y rehabilitación. Y es de esta manera, como surgió “Zabalduz, un programa de apoyo a la vida independiente. Nos dimos cuenta que, en algunas de las personas que acudían al Hospital Día y que vivían en su domicilio, existía una carencia de autonomía en las habilidades necesarias para la vida diaria. Desde el centro, era muy difícil trabajar conductas y hábitos que luego sucedían en su entorno, así que decidimos trasladar la atención al domicilio con la intención de acompañar a las personas en su vida diaria, teniendo así la oportunidad de incidir directamente sobre las dificultades que estas personas pudieran tener.

Después de definir y estructurar el programa Zabalduz, hemos realizado una prueba piloto durante un periodo de seis meses, en los que hemos trabajado en el domicilio de 9 personas derivadas desde los centros de salud mental (Uribe Kosta y Bombero Etxaniz). El equipo de trabajo lo hemos formado diferentes profesionales: Educadora, Enfermera, Trabajador Social y Psicóloga-Coordinadora, que hemos realizado intervenciones domiciliarias a lo largo de todo este período, teniendo siempre como punto de partida las necesidades que la persona usuaria y su familia detectan como prioritarias. Una vez establecido el vínculo profesional-usuario, condición “sine qua non” para el éxito del programa, y a través del acompañamiento terapéutico y educativo, hemos fomentado una mayor autonomía en estas personas, trabajando áreas muy diversas, que van desde el mantenimiento del domicilio, la alimentación o la higiene, hasta las indicaciones de tratamiento, tomas de medicación o la gestión económica, dependiendo en cada caso de las necesidades personales.

Estas visitas semanales al domicilio nos han permitido, tanto realizar un seguimiento de todo el plan de mejora, establecido de manera conjunta y consensuada con el usuario y su Centro de Salud Mental, así como revisar y ajustar el plan en todo momento, teniendo una mayor adaptabilidad a cada situación y cada persona.

Una vez terminado el periodo de 6 meses, todas las partes implicadas en este programa piloto (usuarios, familias, centros de salud mental,…), nos han hecho partícipes de su alta satisfacción con nuestro trabajo, haciendo hincapié, en la satisfacción de los propios usuarios que lo han valorado en un 98%, como un programa de calidad. Lamentablemente y debido a la crisis económica de los últimos tiempos, no hemos encontrado financiación para una nueva fase, por lo que de momento, no podemos seguir avanzando en esta línea. No por ello, perdemos la ilusión y seguimos trabajando en el programa incorporando mejoras detectadas en la fase piloto para poder  ponerlas en marcha una vez pase este periodo de incertidumbre. Fruto también de nuestro empeño en mejorar nuestros servicios, es el Club Social un nuevo programa piloto, que  brinda a las personas usuarias un espacio de reunión, donde ellos son los principales protagonistas, organizando las actividades, dando formación a sus compañeros, etc.

 Estos programas, son el resultado de nuestro compromiso con la innovación y la mejora continua.

 Fieles al ideario que guía nuestro trabajo y desde la psiquiatría humanista que nos caracteriza, seguiremos trabajando para ofrecer servicios de calidad que den respuesta a las demandas de las personas, innovando en los programas y formas de atención, en un intento más de conseguir la satisfacción de todas las personas que de alguna forma, somos parte de la Fundación Argia. Seguimos escuchando.

 Eva Morales Ateca,

Educadora Social.

Contactar

  • 94 460 70 12
  • contacta@fundacionargia.org
  • C/ Trinidad, nº 11
    48993 Algorta - Getxo
    Bizkaia