Estás aquí:

InicioNoticias Somos un equipo, vamos tod@s a una por un bien común: mejorar nuestra calidad de vida

 Favoreciendo la plena normalización en una sociedad donde hay que seguir rompiendo los estigmas

Somos un equipo, vamos tod@s a una por un bien común: mejorar nuestra calidad de vida

Desde la unidad de tiempo libre de Argia abogamos por un disfrute del ocio lo más autónomo posible, acorde a las capacidades de cada una de las personas con las que trabajamos. En el bagaje de potenciar sus habilidades de ocio, autonomía, satisfacción y capacidad de decisión,  reunimos a todos cuantos quisieron participar en la organización de la programación de tiempo libre, la cual se divide trimestralmente y se hace una actividad bien en sábado o en domingo con duración de cuatro horas.  Entre todos quedamos un día, hace un mes, y estuvimos buscando posibles actividades a realizar los fines de semana, donde ellos pusieron horarios, actividades, lugares para quedar, etc. Podemos decir desde aquí que fue todo un éxito, ya que se desenvolvieron muy bien,  propusieron ideas muy buenas como el ir a un Spa, andar en bici, teatro de Basauri, etc. Por otro lado, hemos dado un vuelco a las vacaciones de Argia, éste año nos vamos a Galicia y Las landas, con un formato menos estructurado y con más libertad de decisión para aquellos que lo demanden, ellos van a organizar qué es lo que quieren hacer en sus vacaciones, dónde desean ir y visitar, etc.

 Desde Argia y más aún desde  el Club de tiempo libre trabajamos desde un  eje multidisciplinar, siendo la persona usuaria el principal benefactor y decisor sobre lo que quiere hacer en sus vacaciones. Favoreciendo así no su inclusión, palabra muy de moda, si no su normalización en una sociedad donde hay que seguir rompiendo los estigmas, y que podemos decir que hemos ido rompiendo bastantes.

 Aprovechamos la coyuntura para agradecer a los albergues del año pasado su buen trato, Arantxa de San Vicente de la Barquera, Ivan de Poo de Llanes y Yolanda de Berriz, GRACIAS!! de los cuales queremos destacar sus conclusiones al marcharnos, como  son: lo cariñosos que son, cómo saben agradecer lo que se les da, cómo se quedan con los pequeños detalles y que siempre nos piden volver.